El orgasmo, más el femenino, suele ser producto de muchos factores. Uno de los principales es el de quitar la mayor parte de estrés que se pueda a la relación sexual.

Mantener relaciones sexuales no es ni una carrera de clasificación ni algo que obligatoriamente tenga que llevarnos, cada vez que lo practicamos, a cotas desconocidas de placer.

Por lo tanto, una de las mejores maneras que tiene una mujer de llegar a lograr un orgasmo es la de no esforzarse en conseguirlo y dejar de pensar que el mismo es una meta a la que tenemos que llegar.

Es mejor concentrarse en los sentimientos y las sensaciones que estamos experimentando mientras mantenemos la relación sexual.

Tampoco es de recibo que al poco tiempo de dejar de sentir orgasmos se acuda a la consulta médica intentando paliar ese pequeño problema.

Hay que tener en cuenta que las relaciones sexuales suelen estar muy influenciadas por nuestro estado anímico, con lo cual temporadas de mucho estrés y preocupaciones pueden afectar a la calidad de las relaciones sexuales.

Todos los estudios científicos que se han llevado a cabo sobre la respuesta sexual femenina coindicen en reseñar que esta es una mezcla de sensaciones vaginales y clitoideas.

Durante la relación sexual es el pene el que mediante una presión rítmica sobre los labios vaginales estimula el clítoris por medio de la tracción que se lleva a cabo sobre la superficie del mismo.

Otra idea que ha desechado la ciencia es que los orgasmos femeninos son únicos.

Cada mujer experimenta las sensaciones sexuales de una manera particular y personal, por lo que se podría añadir que cada mujer tiene su propio tipo de orgasmo y es ella la que tiene que evaluar si la respuesta sexual que tiene en las relaciones sexuales es satisfactoria o no.

El orgasmo femenino

Deseado, fingido o disfrutado, tres adjetivos que bien definen lo que hoy represeta el orgasmo de la mujer en las sociedades democráicas. Vivimos una época totalmente privilegiada en cuanto a información sexual y a la vivencia de las relaciones sexuales libres y placenteras.

Hoy en Seressexuales intentaremos hacer una retrospectiva sobre el orgasmo femenino.

Antes del orgasmo

Una de las claves para que una mujer disfrute plenamente de su sexualidad es el conocimiento de su propio cuerpo. En el sexo es como en la vida real, no hay príncipes azules que te hagan llegar al orgasmo si tú no sabes antes cómo disfrutar y hacer disfrutar a tu cuerpo.

Otro punto a tener es ejercitar la pelvis y los genitales incrementar la respuesta sexual y el placer sexual. Puedes hacer algunos ejercicios específicos para ello.

Los tipos de orgasmos

Como ya dijimos en un artículo anterior los orgasmos son personales; cada cual tiene su propias sensaciones íntimas cuando tiene uno y es muy difícil que las sensaciones de dos personas coincidan.

Sin embargo si existen una serie de sensaciones comunes que las personas tienen para identificar las mismas como un orgasmo.

Es por ello que la clasificación de los diferentes tipos de orgasmo ofrece ciertas dificultades para ser concretadas. Además casi siempre las clasificaciones que acerca de los orgasmo se realizan suelen ser bastante capciosas porque normalmente lo que hay detrás de las mismas es un interés espurio: vender algún juguete sexual, libro o cosas similares.

Dentro de la psicología médica, el que primero clasificó los orgasmos fue Sigmund Freud para quien el orgasmo estaba en relación con nuestra evolución psicológica. El orgasmo clitoriano se produce por la estimulación del clítoris y la vagina mediante una penetración vaginal.

Para Freud los orgasmos clitorianos se daban en personas inmaduras o personas jóvenes. A medida que la investigación fue evolucionando la interpretación de los orgasmos que hizo Freud se desterró totalmente.

Betty Dodson ha escrito un libro en el cual reúne más de 30 años de investigaciones sobre el orgasmo y también aplica su experiencia personal sobre los mismos. Su libro es un buen punto de partida para entender que es el orgasmo y los diferentes tipos que existen.

Los orgasmos por presión serían los primeros que aprenden los seres humanos y su descubrimiento se da allá por la niñez de una manera natural: la masturbación apretando las piernas, apoyarse repetidamente contra algo.

Fases del orgasmo

Las mujeres pueden tener distintos tipos de orgasmos, bien estimulando el clítoris, estimulando la vagina en el coito, mediante sexo anal o estimulando algunas de las zonas erógenas como el cuello o los senos.

Hasta cuatro fases se han descrito en el desarrollo del orgasmo femenino. Todas son importantes, desde unos preliminares que exciten y lubriquen la zona genital, una etapa de aumento del placer, orgasmo y resolución. Cualquiera de estas fases puede verse alterada por estados de ansiedad, distracción, preocupación o nervios dando como resultado el no alcanzar el orgasmo.

Si crees que tienes problemas a la hora de alcanzar un orgasmo, puedes comenzar estimulando el clítoris a la misma vez que practicas el coito, es una forma de relajarse y favorecer el orgasmo. Así mismo, se ha detectado que el sexo es contextual, el nivel de compromiso con la pareja o de intimidad influye directamente en el nivel de deseo sexual y en la llegada al orgasmo.

El punto G

El controvertido punto G no es el único foco de placer ni el punto exclusivo del orgasmo. Pero sí es uno de los puntos más interesantes a tener en cuenta en la práctica sexual. Es la estimulación del punto G la que da como resultado la eyaculación femenina a través de la uretra. La eyaculación también es popularmente conocida con el término inglés de ‘squirting‘.

Anorgasmia

Ya hemos hablado aquí de las complejas causas de la anorgasmia. Te recordamos algunas: falta de deseo sexual (en la mayoría de casos por una falta de atracción por su pareja actual), ingesta deantidepresivostanto en el pasado como en el presente, problemas físicos o alteraciones del sistema nervioso. Consulte con su especialista si cree que tiene un problema que puede arrojar como una de las consecuencias la anorgasmia.

Realidades y mitos sobre el orgasmo

El orgasmo es considerado como el fin del acto sexual y se considera que las relaciones sexuales son más satisfactorias dependiendo de la calidad de los mismos. Esto, hasta cierto punto, induce una cierta carga de stress a las relaciones íntimas ya que el objetivo último parece que tiene que ser el orgasmo.

Las relaciones íntimas pueden ser igual de satisfactorias sin necesariamente tener que buscar llegar al climax, es cada uno o mejor dicho cada pareja quien tiene que valorar la calidad de su vida íntima poniendo ellos sus valoraciones personales.

El orgasmo es ante todo una sensación de índole psicológico. Es muy similar a una sensación de abandono y placidez. De todos modos al ser una sensación psicológica es diferente de unas personas a otras.

Aunque evidentemente se producen una serie de alteraciones fisiológicas que pueden ser medidas el orgasmo es ante todo una sensación íntima de bienestar psicológico. Además existen diferencias considerable entre hombres y mujeres a cerca de como se sienten los mismos.

Tal y como hemos dicho en estas líneas que el orgasmo es fundamentalmente una sensación psicológica de bienestar, existen una serie de factores psicológicos e inclusive de creencias y actitudes que pueden hacer que los mismos sean difíciles de lograr o que incluso se inhiban.

En algunas sociedades, afortunadamente no en la nuestra, las relaciones sexuales, si utilizamos como unidad de medida el placer, se encuentran circunscritos únicamente a los hombres, siendo prácticamente tabú que las mujeres sientan placer con las mismas.

Un claro y lamentable caso es la amputación del clítoris que se lleva a cabo en determinadas sociedades africanas.

¡Tengo un problema con los vibradores!

El uso de Vibradores para algunas mujeres se convierte en la única forma de tener un orgasmo. En este artículo os explicaremos por qué ocurre esto.

Muchas mujeres han encontrado elorgasmo por primera vez utilizando un vibrador, y en algunos casos ocurre que ésta es la única forma de alcanzarlo, puesto que al tener relaciones sexuales con otra persona no pueden llegar al clímax. Hoy en SeresSexuales trataremos este complejo tema.

Si este es un tema de preocupación para tí, lo primero que debes saber es que si puedes tener un orgasmo cuando practicas lamasturbación con un vibrador, sin duda se puede encontrar la manera de tener orgasmos también durante las relaciones sexuales de pareja.

El vibrador da un mejor estímulo

Según explican los especialistas, esto ocurre bastante frecuentemente. Puesto que, por un lado, los vibradores son una forma increíblemente eficaz para tener un orgasmo ya que proporcionan un estímulo fuerte y constante que la mayoría de las mujeres necesitan para tener un orgasmo.

Cómo influyen las emociones

Y por otro lado, como resultado de la falta de confianza, los temores o prejuicios que a muchas personas les dificultan el poder participar en juegos sexuales altamente estimulantes. Esto ocurre más a menudo cuando estamos en una relación comprometida y amorosa.

Muchas veces poder llegar al orgasmo con la persona que amamos puede ser más difícil que cuando se está con un desconocido.

Déjanos tu comentario aquí