Facesitting, también conocido como queening o kinging, es una práctica sexual en la que uno de los miembros de la pareja se sienta en o sobre la cara del otro, típicamente para permitir o forzar el contacto oral-genital u oral-anal.

Además del contacto oral-genital y oral-anal, la posición también deja las manos libres del miembro inferior de la pareja para estimular otras zonas erógenas (por ejemplo, para practicar sexo anal).

Es común que esta posición forme parte del BDSM, lo que implica dominación y sumisión, aunque no es necesario que sea así.

Dentro de un contexto BDSM o D/s, la colocación de la cara puede ser una forma de humillación erótica.

El facesitting suele ser muy común entre los individuos dominantes y sumisos, para demostrar superioridad y para la gratificación sexual.

La presión corporal del peso completo, la humedad, los olores corporales y la oscuridad pueden ser percibidos como poderosas atracciones sexuales o compulsiones.

La persona sentada puede estar en esclavitud, sexualmente sumisa, o simplemente sujetada por el peso corporal de la otra persona.

En algunos casos de fetichismo, la persona sumisa puede llegar a «consumir» los desechos corporales del dominante, prácticas conocidas como urolagnia y coprofilia.

Tipos de facesitting

Aunque el objetivo siempre es terminar con los genitales en la cara, existen algunas variantes de facesitting, siendo la más común la que se puede ver en este vídeo porno casero de la comunidad de PornHub.

Otras veces, se utilizan «muebles especiales», como una «semi-caja de asfixia». Esta caja es una forma especial de taburete de regazo que también permite que la persona que se encuentra debajo del asiento quede bloqueada en su sitio, sujeta por el cuello.

El interior de una caja de asfixia a menudo está acolchado para dar soporte al cuello de la persona sumisa y evitar que su cabeza se mueva. El acolchado también puede amortiguar los ruidos del exterior, causando un efecto de relajación y aumentando sus otros sentidos.

Las cajas de asfixia son generalmente piezas de mobiliario hechas a medida que pueden tener un significado especial para sus usuarios.

Sabías qué…

En 2014, el gobierno británico anunció la prohibición de la producción de pornografía dura (el porno hardcore) para Internet.

Ostensiblemente, el proyecto de ley buscaba proteger a las mujeres de actos sexuales que fueran violentos o inseguros, y prohibía una amplia variedad de prácticas sexuales, incluyendo el facesitting o el estrangulamiento, practicas muy comunes en el BDSM.