Cuando una mujer encuentra a un hombre que hace una buena comida de coño, encuentra un tesoro que no va a soltar así como así. Se sentirá una tía rara y ella lo sabe… no suele ser normal, ni siquiera se lo contará a sus amigas o ese tipo se convertirá en el hombre más popular de la ciudad. 😀

Si quieres formar parte de esas personas (hombre o mujer) que sabe exactamente como hacer un buen cunilingus, no te pierdas nuestra guía para aprender a comer coños.

La mayoría de las mujeres son tímidas con sus cuerpos. Incluso si tienes a la tía más buena del mundo en la cama contigo, ella se va a preocupar de si te gusta o no su cuerpo. Así que no dudes nunca en «soltarle piropos», este será posiblemente el mejor paso que puedas dar al principio.

Ahora bien, no estamos aquí para aprender a flirtear, sino a como comerse un coño, así que… agáchate y detente entre sus piernas. Hermoso, ¿verdad?

aprende como hacer las mejores comidas de coño

No hay nada que haga a una mujer más única que su coño. Vienen en todos los tamaños, colores y formas diferentes; algunos están metidos dentro y otros tienen labios gruesos y deliciosos que salen a saludarte.

Algunos están anidados en cepillos de piel y otros están cubiertos con pelusa transparente. Aprecia las cualidades únicas de cada mujer y dile lo que tienes pensado hacer.

Las mujeres son mucho más verbales que los hombres, especialmente cuando hacen el amor.

También responden más al amor verbal, lo que significa que cuanto más se hable con ella, más fácil será liberarla. Así que todo el tiempo que estés acariciando y acariciando su precioso coño perfecto, háblale de ello.

Lame sus labios externos, labios internos y encuentra su clítoris

Ahora míralo de nuevo, no te vayas por las ramas. Separe suavemente los labios y mira el interior de sus labios, ¿bonito verdad?.

Extiende la parte superior de su coño hasta que puedas encontrar su clítoris (no será complicado). Las mujeres tienen clítoris de todos los tamaños y no significa nada en cuanto a su capacidad de orgasmo.

Y una cosa importante, cada vez que toques el coño de una mujer, asegúrate de que tu dedo está mojado… puedes lamerlo o humedecerlo con los jugos de su interior.

Asegúrate, por supuesto, de mojarlo antes de tocar su clítoris porque no tiene ningún jugo propio y es extremadamente sensible. Tu dedo se pegará a ella si está seca y eso duele, no es plan de cargarse el momento ahora.

Juega con ella

Ahora lame el pliegue donde su pierna se une a su coño. Acaricia tu cara en su arbusto (o su almeja si va depilada). Cepilla sus labios sin presionar sobre ella para excitarla aún más.

Después de que hayas hecho esto hasta el punto de que tu dama se esté levantando de su asiento y se esté esforzando para acercar más de ti a ella, entonces pon tus labios justo encima de su abertura vaginal.

le come el coño hasta que se corre

Usa tu lengua para separar los labios de su coño y cuando se abra, mueve tu lengua hacia arriba y hacia abajo entre las capas de carne de coño. Separa suavemente sus piernas más con sus manos. Todo lo que hagas con una mujer que te estás a punto de comer debe hacerse con cuidado.

Ahora ya has llegado al punto de no retorno… si has hecho las cosas bien, lo demás viene solo. 😛

Echa un vistazo a ver si su clítoris se ha vuelto lo suficientemente duro como para asomarse un poco…

Si es así, lame sin parar. Si no puedes verlo, podría estar esperándote debajo.

Trabaja la punta del iceberg

Suavemente aleja los labios del coño y golpea tu lengua contra el clítoris, con la capucha cubierta o sin ella. Hazlo rápido.

Esto debería hacer que sus piernas tiemblen. Cuando sientas que está subiendo hacia el orgasmo, convierte tus labios en una O y lleva el clítoris a tu boca.

Empieza a chupar suavemente y observa su cara para ver su reacción.

Si ella puede manejarlo, empieza a chupar más fuerte. Si le gusta, chupa aún más fuerte. Ve con ella. Si levanta la pelvis en el aire con la tensión de su orgasmo en aumento, muévete con ella, no luches contra ella. Espera, y mantén tu boca caliente en su clítoris. No la sueltes.

Hay una razón para eso, la mayoría de los hombres paran demasiado pronto. Al igual que con «el chupar pollas», esto es algo que vale la pena aprender y vale la pena aprender a hacerlo bien.

Follarla con los dedos

Hay otra cosa que puedes hacer para intensificar el placer… puedes follártela con el dedo mientras ella disfruta de tus talentos para lamer clítoris. Antes, durante o después.

como se come un coño

Además de las zonas erógenas que rodean su clítoris, la mujer tiene otra zona extremadamente sensible en el techo de su vagina.

Esto es contra lo que te frotas cuando te la tiras.

Bueno, ya que tu polla está bastante lejos de tu boca, tus dedos tendrán que hacer el trabajo. 😀

Coge dos dedos. Uno es demasiado delgado y tres es demasiado ancho y por lo tanto no puede llegar lo suficientemente profundo.

Si le chupas el clítoris y te la follas con los dedos al mismo tiempo, le estás dando mucha más estimulación de la que le estarías dando con tu polla sola. Así que puedes contar con que se está drogando con esto.

No te alejes de su clítoris cuando empiece a tener un orgasmo

Cuando empiece a tener un orgasmo, por el amor de dios, ¡no sueltes ese clítoris! Aguanta ahí mientras dure. Cuando empiece a bajar del primer orgasmo, presiona la lengua a lo largo de la parte inferior del clítoris, dejando que los labios cubran la parte superior.

Mueve tu lengua dentro y fuera de su coño. Si tienes los dedos dentro, muévelos un poco también, aunque suavemente, las cosas están muy sensibles en este momento.

Si juegas bien tus cartas, tendrás orgasmos múltiples asegurados.

Una mujer se mantiene excitada durante una hora después de haber tenido un orgasmo. Una mujer fue cronometrada con 56 orgasmos en una sesión. ¿Sabes qué efecto tendrías en una mujer a la que le diste 56 orgasmos? Sería tuya todo el tiempo que quisieras.

¿Un poco de anal? ¡Claro que sí!

A algunas mujeres les gusta que sus hombres entren en la zona anal con el dedo mientras les comen el coño, así qué no dudes en asomarte a su pequeño agujero.

vídeos y gifs de comidas de coño

Y el último consejo es… después de que la hayas hecho venir, la hayas hecho tu esclava dándole la mejor comida de coño que haya tenido, no la dejes sola todavía.

Habla con ella, acaricia su cuerpo, acaricia sus pechos. Sigue haciéndole el amor en silencio hasta que llegue el final, su final.

Un hombre puede bajarse e irse a dormir con la misma respiración y no sentir remordimientos, ni sensación de pérdida. Pero una mujer por naturaleza requiere un poco de sensibilidad por parte de su amante en los primeros momentos después del sexo.

El sexo oral puede ser la experiencia sexual más excitante que puedas tener. Pero es lo que tú haces. Tómate tu tiempo, practica con frecuencia, presta atención a las señales y, sobre todo, diviértete.

Ahora ya sabes algunos trucos de como comer un coño a una tia, con esta guía/tutorial seguro que a partir de ahora las vas a llevar locas a todas.